Mallorca salvaje

Mallorca, para muchos sinónimo de sol, playa, fiestas de verano y fin de curso. También bastante conocida para una innumerable cantidad de cicloturistas que vienen a disfrutar de sus carreteras durante los meses de invierno y primavera. Pero para muchos la gran desconocida sigue siendo la montaña y los salvajes parajes que aún esconde. No tan desconocida para senderistas y ciclistas de montaña.

Aprovechando que estaría de visita un par de meses desde hace ya un tiempo decidí que haría la ruta ya clásica anual que organiza el grupo con el que siempre solía salir cuando vivía en la isla. La ruta consiste en cruzar la escarpada Serra Tramuntana de extremo a extremo. Se puede hacer en ambos sentidos, esta vez decidimos hacerla desde la pequeña localidad costera de Sant Elm hacia el Norte, dirección Pollensa. Según se haga, siguiendo más fielmente el GR221 o intentando evitar lo más posible el asfalto, salen entre 120-150km, con unos 5000m de desnivel de subida acumulados y similar cantidad de bajada.

IMG_20171208_104121
el famoso mirador sobre la Isla Dragonera, sendero de La Trapa
IMG_20171208_104540
el terreno en general en toda la Serra es bastante escarpado

Previamente habíamos acordado mover el equipaje con ropa de recambio y demás con la ayuda del hijo de uno de los compis de ruta (gracias Andrés!) para así aliviar el peso que llevaríamos en ruta. Para también minimizar el movimiento de coches dejamos una furgo al final del trayecto el Pollensa y en mi furgo nos fuimos hasta el punto de partida. Salimos el viernes sobre las 9am desde Sant Elm, con pronósticos de tiempo algo reservado para el fin de semana. El día fue espectacular, sol, calor y nada de lluvia ni nublado. El destino del día era Esporles, uno de los pequeños pueblos de montaña, menos conocido que Deia o Valldemossa, típicamente repleto de turistas. El recorrido propuesto, La Trapa, Coma d’en Vidal, Ses Sinies y desde allí según el ritmo y horarios decidir que hacer, complicando más o menos el recorrido.

_dia01
primer día: Sant Elm a Esporles
IMG_20171208_130215
Petr, de Trailguide.net que nos acompañaría durante 2 días, en una de las curvas de la bajada de Ses Sinies, bastante limpia por cierto, han trabajo mucho en ella
IMG_20171208_130229
Toni “Torito”, uno de los antiguos del grupo, se portó como un campeón, meses sin tocar la bici y completo el recorrido sin rechistar, con buenos ánimos y siempre dando caña

En la bajada de Ses Sinies tuvimos un mal trago, una caída de Ramiro, un amigo murciano que nos visitaba, le provocó alguna desorientación temporal, que hizo que su compi Petr decidiera abortar la ruta. Entre esperarles y ayudarles a llegar a las casas del Galatzo donde un coche les recogió para llevarles a Son Espases, se nos hizo tarde. Por lo que ya solo nos quedó la opción de hacer el sendero que llamamos “Cecilio” en honor a un integrante del conocido grupo de La Secta de Palma. Desde allí bajamos a Puigpunyent y luego de un café rápido tiramos por el coll des Grau hacia Esporles. Llegamos justo anocheciendo, por lo que fue una sabia decisión abortar el último trozo que aunque con una bajada divertida, nos habría pillado el toro en medio del monte.

IMG_20171208_172404
nuestras burras a buen recaurdo en Sa Fita Backpackers, donde pasamos la noche plácidamente después de comernos una buena hamburguesa y chocolate con churros en la plaza

El segundo día amaneció algo nublado, pero al menos no parecía que nos llovería, como eran los pronósticos de días anteriores. Al ser sábado se nos unieron para este día varios del grupo habitual, al final sumamos 10 personas. La ruta planteada, aunque corta, sería la más física de los 3 días. Para llegar hasta Soller tendríamos unos 35km con 1700m de desnivel. Como para cada día, dependiendo de cada cual y del tiempo disponible podríamos alargar más o menos la ruta. El plato fuerte del día sería la subida al puig des Caragoli y desde allí la famosa bajada de los Cingles de Son Rullán, una de las mejores de la isla, técnica y muy expuesta en algunos puntos, pero con una variedad de terreno bastante amplia.

_dia02
segundo día: Esporles a Soller

Desayuno frugal y comenzamos el día con la primera subida hacia el coll de St Jordi, bastante pateo, del que ya estamos acostumbrados aquí en Mallorca. Sin el pateo sería imposible disfrutar de tantos y tan variados senderos por toda la sierra. La bajada desde el coll nos deja en el famoso pueblo de Valldemossa, muy conocido y parada obligatoria para todo turista. Pequeño descanso y toca enfrentar la subidota del día, las interminables e indomables rampas de Son Moragues. Vaya putos rampones, en todos los años que estuve por Mallorca las he subido solo una vez del tirón, entre el desnivel brutal que tiene y lo jodido del terreno, se casi imposible llegar arriba sin poner un pie. Y no creas que una vez que llegas al refugio de Son Moragues ya está todo hecho, no, toca ahora casi una hora de combinación de porteo/pateo y algo de pedaleo para llegar hasta el comienzo del sendero de los Cingles de Son Rutllan. Como es normal en esta zona, un ventarral del copón, pero por suerte sin lluvia.

IMG_20171209_122912
refugio de Son Moragues, estaba reservado por una familia con varios peques que nos dieron la bienvenida a gritos
IMG_20171209_131933
cami de S’Arxiduc, puig des Caragoli al fondo, una delicia este sendero, total anti-flow pero si le pillas el ritmo, muy divertido
IMG_20171209_132731
las vistas bien merecen la pena, al fondo del todo, nuestro destino, Soller, pero primero toca bajar 800m hasta Deia (Tomeu en acción)

Acabados los Cingles toca reponer fuerzas en otro pequeño pueblo bastante conocido, Deia, trepado entre terrazas y farallones sobre el mar, conocido por ser sitio predilecto de intelectuales como Robert Graves o famosos como Michael Douglas y Catherine Zeta Jones. Aquí decidimos dividir el grupo, la mayoría deciden tirar hacia el mar, a cala Deia, para luego seguir dirección cami des Pintors, volver a remontar hasta el GR y terminar en Soller. Toro y yo preferimos ahorrarnos el pateo extra de subir desde el mar hasta el GR y decidimos poner la directa por el GR desde Deia hacia Soller. Este era una sendero que siempre disfrutaba mucho, hacía años que no lo hacía, siendo solo 2 llevamos buen ritmo y poco después de las 4 ya estabamos en el hotel. Al rato llega el resto, que finalmente abortaron parte de la ruta por rotura del cambio de Tomeu y no querían que les pillara muy tarde pues el grueso del grupo tenía que regresar a Palma con la familia.

IMG_20171209_152028
GR hacia Soller, muy bien mantenido, típico exponente del nombre “Cami de pedra en sec”
IMG_20171209_155046
casi en Soller, al fondo la sierra con el Puig Major tapado por las nubes, solo nos quedaría el cami des Rost para finalizar un buen día

En Soller se nos unieron nuevamente Ramiro y Petr, ya recuperados del susto de la caída del día anterior de Ramiro. Petr haría la ruta del 3er y último día con nosotros, pero Ramiro se quedaría por Soller descansando. A pesar de ser el último día no sería nada sencillo. Para este día también se nos uniría otro de los incondicionales del grupo, Joan “Crop” también conocido como “el murero”, que me acompañó en Whistler el año pasado. Buena compañía para la ruta del día que se esperaba sería larga y durilla.

_dia03
tercer día: Soller a Pollensa

La ruta propuesta para llegar a Pollensa tendría 2 subidas durísimas, sobre todo la primera para llegar hasta la entrada del túnel de Monaber, casi mil metros del tirón. Desde allí, bajada al embalse del Cúber para seguir por los túneles de Almadra. Esta bajada bastante técnica pero divertida. La subida se hizo larga, pero poco a poco la superamos. En el túnel y en todo el trozo de carretera que hicimos hasta el embalse, aún había nieve del finde anterior. El frío se hacía notar. Esto nos hizo desistir por completo de una posible variante de ruta, subiendo por la canaleta de Font Noguer hacia Fonts des Prats y el mega pateo al coll des Prats, nos habríamos muerto de frío allá arriba.

Una vez abajo toca remontar un poco para llegar al refugio de Tossals Verds, recuperamos fuerzas, ya llevamos varias horas y vemos que vamos con algo de retraso por habernos tomado tiempo de más en el desayuno. Desde aquí tocaría porteo un rato para enlazar al sendero de Pinetons, que nos dejaría en el final de la bajada del coll de Sa Linea, en Mancor. Desde allí, un poco de asfalto hasta Caimari, “puerta” de Lluc.

IMG_20171210_140316
cami des Pinetons, al fondo los 2 macizos perfectamente reconocibles de Alaró, allí hay varios senderos impresionantes y muy al fondo, el mar

Llegados a Caimari se podría decir que “ya está todo hecho” pero no es así. Aunque viejo conocido, el cami Vell de Lluc es largo. La subida por la famosa “llonganisa”, un tramo empedrado que se atraganta a cualquiera. Aquí no sé como partí la patilla del cambio, a pocos metros de finalizar la subida llegando al punto conocido como Salt de La Bella Dona. Por suerte llevaba 2 de respuesto, desmontaje de todo, cambio patilla y a rular. Al arrancar de nuevo noto algo raro en el cambio, no encontramos que pasa, pero tiene que ver por lo visto con el muelle interior que da tensión, si bajo a los piñones más pequeños la cadena queda destensada y propensa a salirse del plato. Pues nada, tocará tirar más de cadencia en el último tramo que nos quedaría de asfalto hasta Pollensa.

Entre una cosa y otra llegamos justos de tiempo al coll de Sa Batalla, donde pensábamos que podríamos tomarnos una birra antes de continuar. Tenemos que eliminar la birra e incluso el trozo de sendero al montasterio de Lluc y la posterior subida hasta la barrera de Binifaldo. Toca por tanto chupar unos 6km’s de asfalto para llegar hasta el último trozo de camino. El grupo se separa en 3 parejas, cada cual a su ritmo hacia el cami vell de Pollensa. Esta bajada es muy divertida, de las mejores de la isla para muchos, pero ya nos pilla con 2 días en las piernas, casi de noche y cansados. Así que no nos detenemos a inventar demasiado, vamos por el sendero normal y corriente. Alguna caída sin grande problema, reagrupamos abajo y tiramos juntos hasta Pollensa.

Tres días de mountain bike del bueno, con excelente compañía, risas, alegrías, historias y anécdotas de todo tipo. Otra “Travessa” para el recuerdo y que vengan muchas más!!

 

One comment

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s