Gravity Enduro Series 2019: Cahir

zona de paddock el domingo de carrera

Cuarta parada de la Gravity Enduro Series de Irlanda, el equivalente al Open de España o la Copa de Portugal. Esta vez al sur del país, a unas 3h de Dublín, en la región de Cahir, a unos 80km de Cork, la 2da ciudad más grande de Irlanda. Por coincidir con la EWS en Whistler las principales figuras del enduro irlandés no participan, Kelan Grant, recientemente coronado campeón de Irlanda, Greg Callaghan, Killian Callaghan, la sub21 Leah Maunsell, también campeona de Irlanda de enduro, todos ellos están al otro lado del Atlántico. Leah estuvo en los entrenos pero el domingo voló hacia USA, no participó en Whistler pero si participará en la siguiente de la EWS en North Star, California, la semana próxima.

Desde el jueves entró un frente del Atlántico y no paró de descargar agua hasta el lunes. Por tanto, típica carrera en ambiente irlandés, barrizal del bueno y encima lloviendo. Ambos días después del mediodía paró de llover unas horas, pero ya el daño estaba hecho, el barro era impresionante. Al menos las temperaturas eran agradables, unos 18 grados, en invierno sería otra cosa con casi cero grados.

la sub21 Leah Maunsell, campeona de Irlanda de Enduro y este día aún líder de la EWS en U21, posición que perdió por no correr en Whistler, ahora marcha 2da, pero debería recuperar el 1er puesto sin problemas en North Star, California

Sábado madrugón, furgo con un amigo y unas 4h hasta el sitio de la carrera. Llegamos en medio de un aguacero infernal, pero esto no es jurgól, aquí se juega bajo cualquier clima. Por suerte miré el pronóstico y me llevé el genial traje de agua que compré hace unos meses (detalles aquí). Ahora mismo hay mucho calor para este traje, pero si debajo te pones poca ropa, tipo una camiseta fina y un culotte de carretera, va que chuta. En los momentos que me quedaba parado me enfriaba algo y solo bastaba con cerrarlo hasta arriba, calorcito de inmediato.

la cara de felicidad no me la quita nadie, ando yo caliente ríase la gente, bajando por un sendero que con la lluvia era un río

En los entrenos me hice el recorrido completo. Como ya he comentado otras veces, aquí los recorridos de carrera son bastante más cortos que en España o Portugal. En este caso tuvieron 19.5km con 759m de desnivel de subida y lo mismo de bajada. Con 5 tramos cronometrados, siendo los más largos el TC1 y el 5, ambos con 1.5km y unos 200m de bajada. El resto de tramos todos de alrededor de 1km y 100m de desnivel. Cada tramo muy físico, como es común aquí y con el barro se hizo aún más complicado, el mantenerse sobre la bici ya era un milagro.

recorrido corto pero muy exigente, con el agravante de la lluvia constante y el barro

Acabamos los entrenos todo embarrados, yo por suerte, manguerazo al traje, y la ropa debajo sudada pero nada de embarre, me cambié y nos fuimos al B&B que habíamos reservado para el finde, ducha y pitando para Cork a comer algo. Todo esto en medio de otro diluvio, la lluvia dio un respiro de un par de horas por la tarde pero sobre las 7 arrancó de nuevo y ya no paró hasta horas después. El domingo estaría garantizado otro festival de barro.

Y así fue. El domingo se presentaron solo unos 210 corredores, de los casi 300 inscritos, se ve que a muchos el agua y tener que conducir tantas horas les hizo pensarlo 2 veces. En fin, a las 9:30 pistoletazo de salida bajo una lluvia no muy fuerte pero constante. La mayoría de los corredores salen entre las 9:30 y 11:30, hay un parón de 30min y salen los inscritos en categoría Pro, que suelen ser unos 20-30 corredores. Esta vez por el clima y por estar varios en Whistler solo fueron unos 15, por lo que fue un trámite rápido, para estos 19km con poco menos de 800m de subida no es mucho.

Harry Byrne, a la postre ganador de la carrera y líder de la general

En los tramos 2, 3 y 4, que transcurrían por completo dentro de bosque, hubo montón de caídas, patinazos y sustos de todo tipo. Para mi es casi completamente imposible rodar en semejantes condiciones, para ellos es lo más normal del mundo por lo que es impresionante ver como se manejan en el barro y los que logran además ir rápido, es como magia. Algunos pasaban como bolas de pinball, pegando de raíz en raíz, por suerte a pesar del montón de caídas nadie se hizo daño grave.

Al final del día el ganador fue el joven rider Harry Byrne que con la cantidad de puntos que acumula y con solo una carrera más por discutir, matemáticamente ya se posiciona como campeón del año de la serie irlandesa de enduro. Le siguió el M30 Ian Coates a 9.8s y tercero el sub21 Drew Armstrong a 17.64seg.

En chicas sin la presencia de Leah Maunsel y Hannah Harvey del ChainReaction Cycles, la veterana Meage Baxter se llevó la carrera, seguida a 31s por la junior Hannah Mullin que a pesar de su juventud no duda ni un segundo en enfrentar el mismo recorrido y obstáculos que los demás. Tercera fue Roisin Hickey a lomos de su Specialized enduro.

La siguiente y última carrera será en Carrick Mountain el finde del 7/8 de septiembre, en la misma localización de la EWS durante 3 años seguidos, 2014/15/16. He estado varias veces rodando por allí y los senderos son espectaculares.

la junior Hannah Mullin, ni un pestañazo, pasa por todo sin dudarlo ni un momento
podio de las chicas, hay ganas de fiesta
podio hombres, con una mezcla de riders jovenes y masters, hay buena cantera con ganas de medallas

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.